Yo digo

 

 

El encuentro adeudado...

 

Cuántas veces nos llegan noticias, o nos encontramos casualmente con un amigo, un conocido, o con alguien con quien hemos compartido diversos momentos de nuestras vidas. Nos ponemos al día y nos prometemos un encuentro, que pocas veces llega.

 

Hoy la vida tiene esas cosas, nos llegan noticias o nos encontramos con un viejo conocido, alguien muy recordado y querido, que hace mucho tiempo que no veíamos. Nos abrazamos con mucha alegría, nos impresionamos por lo mucho o poco que los años influyeron en nuestro aspecto, conversamos con cierto apuro lo que hemos vivido cada uno, y viene la despedida, junto a la clásica frase “En cualquier momento nos encontramos y seguimos charlando”.

 

Después de esta despedida, viene la reflexión, cuando lo podré ver, si mis ocupaciones no me dejan tiempo, y ni que hablar de la economía si debo viajar. Es así como el encuentro del caso, pasa a ser una deuda, un imposible, y los tiempos pasan hasta nuevas noticias, o un nuevo encuentro casual.

 

Las ocupaciones y el tiempo, se hacen dueños de nuestras vidas, y nos quita los encuentros, el compartir recuerdos, el estrechar lazos de amistad, y por sobre todo, el revivir viejos pero profundos y lindos momentos,  de nuestra juventud.

 

Por eso nuestro titulo, “El encuentro adeudado”, es una expresión de deseo, de un deseo valedero, desde el corazón de Brujilda, que merecía ser rescatado y concretado, no como un elemento más de nuestra vida, sino como algo muy sentido por muchos.

 

El anhelo fue escuchado, y el deseo  llego, con ganas y responsabilidad, el Sr. Sergio Ancharuk, se hizo eco de este sentir, y se las ingenio para lograr ese reencuentro, de quienes comparten  efecto y un pedazo de historia personal, con esto, en el fondo nos sentiremos más personas y menos objetos, de un mundo tan complicado.

 

En verdad es importante el compartir con amigos, con alguien con quien se pueda generar momentos significativos. Entonces es hora de parar la máquina de salir de ser robots, y de disfrutar de la conversación, de los amigos, de los afectos, y de las cosas que hacen que nos sintamos parte del mundo.

 

No nos conformemos solamente, con ser viajeros del apurándonos, para llegar vaya saber a donde.

 

Por ello es que hoy, mi deseo es de éxitos, para los organizadores del soñado encuentro adeudado, y de plenos momentos de felicidad, para todos los que a él concurran.

 

Un fuerte abrazo para todos

 

Brujilda

 

volver