EDITORIALES - QUE NOS DEJÓ EL 2011

 

 

Y de la misma manera que todo llega en la vida, llegó a su fin, este calendario 2011 del Certamen Argentino de Motociclismo, dejando tela para cortar, y para analizar.

En primer lugar, debo decir, que a esta altura del año pasado, no estaba tan seguro que las cosas salieran como salieron, estos dirigentes que tuvimos durante este año, cumplieron con la mayoría de las metas, que seguramente todos teníamos en mente.

Verdaderamente tomaron el toro por las astas, y se pusieron a trabajar, en serio, con aciertos y virtudes, si, pero con una pasión que superó en algunos casos, los límites que normalmente hay, y que hacen que al mas pintado, se le terminen las ganas.

Se hicieron cambios, que dieron el resultado esperado, un promedio de 165 motos por carrera, que no siempre son fáciles de manejar, se compraron los sensores, para las categorías más grandes, se comenzaron a hacer las clasificaciones, igualando así, a todos los pilotos, independientemente de su posición en el campeonato, se logró comenzar con las inscripciones mas temprano, y, en definitiva se avanzó mucho en organización.

Esto no es una enumeración de las cosas buenas, sino solamente marcar que las hay, como así también resaltar que falta todavía terminar con la transformación que está en marcha, para lo cual se necesita de todos los pilotos.

No creen ustedes, que tan poca gente, pueda lograr tanto en tan poco tiempo, sin tener el respaldo de los pilotos? Por supuesto que no. La suma de voluntades es la que hace que la gran familia del CAM, sea, como hasta ahora, un solo bloque, donde seguramente va a haber diferencias, como en cualquier familia, pero nada que no se pueda arreglar. Estoy seguro que los pilotos del CAM, ya lograron la mayoría de edad, y lo demostraron en Ramona, en el 2011.

En los 34 años que pasaron desde su fundación, el CAM, paso por muchas cosas, buenas y de las otras, y todo eso se fue capitalizando en experiencia. No hagamos como muchas veces, que se dejó perder esa experiencia, y aprovechemos para cerrar filas, junto a nuestros dirigentes, para poder llegar a resultados más consensuados y acordes a los tiempos que corren.

En definitiva, un año, donde se comenzó con la transformación del CAM, donde ahora falta lo principal, que es la profundización de esos cambios, para lograr que podamos convivir en paz, haciendo lo que mas nos gusta, que es el motociclismo, logrando para ello, un clima de tranquilidad, donde podamos realmente dedicarnos al deporte y no a otras cosas.

Espero que se entienda, no estamos regalando nada, lo que se hizo, hecho está, vamos por lo que falta, que seguramente nos vamos a sentir confortados con los resultados. Solo el que no hace nada no se equivoca, es de sabios poder corregir a tiempo, y fundamentalmente pudiendo dejar, cada uno de nosotros, nuestro pequeño grano de arena, para mejorar.

Esperemos que el 2012 nos encuentre unidos a todos, pilotos, organizadores, mecánicos, allegados, autoridades de la prueba, periodistas, público en general, para lograr que el CAM, sea, como hasta ahora, una gran familia.

Hasta el año que viene y muchas felicidades en estas fiestas que se avecinan.

 

Ricardo Álvarez

envivocam

 

volver