HOMENAJE A ENTREGAR A LA FAMILIA DEL “BOCHA” GAVATORTA

 

 

                                                       

                                                                                 

Muchas veces en la vida tenemos pérdidas importantes. Una de las pérdidas más dolorosas es la muerte de un ser querido. No es fácil decir un adiós definitivo a las personas que hemos amado, con las que hemos compartido momentos importantes de nuestra vida, la pérdida de ese ser es el suceso más doloroso para el ser humano.

Frente a ello, parece que no hay consuelo alguno.  Lo único que podemos

encontrar es apoyo emocional, para soportar ese dolor.

Es importante aprender a despedirnos de quienes partieron, porque ello nos ayuda a seguir adelante, a nosotros mismos y, a ellos en la otra dimensión.

Hay que aprender a hacer frente a los hechos, aceptando aquellos que no pueden cambiarse. Hay que integrarlos. Dejar de luchar y seguir adelante centrando los esfuerzos en aquellos que sí se pueden hacer. “No es la dureza de la madera lo que le permite al sauce hacer frente a las tormentas, es su flexibilidad”.

 

 

 

 

                

 

 

 

 

UNIÓN FÚTBOL CLUB

Debemos aceptar lo que no podemos cambiar, Lamentablemente cuando pensamos en las pérdidas, tenemos en mente la muerte de nuestros seres queridos, sin embargo, a lo largo de nuestras vidas, las pérdidas son un fenómeno mucho más amplio. Perdemos no sólo a través de la muerte, sino abandonando o siendo abandonados, cambiando, soltando ataduras y siguiendo adelante.

Nuestras pérdidas no incluyen sólo nuestras separaciones y nuestros adioses a los seres queridos, sino también las pérdidas conscientes o inconscientes de nuestros sueños, nuestras esperanzas irrealizables, nuestras ilusiones de libertad, de poder, de juventud, etc…Y estas pérdidas forman parte de nuestra vida, son constantes, universales e inevitables. Y son pérdidas necesarias porque crecemos a través de ellas. Pero igualmente ninguna de ellas se compara a la muerte de un ser amado.

 

Para la familia Gavatorta, todo nuestro apoyo emocional para soportar este dolor y las fuerzas necesarias para poder seguir adelante. Un fuerte abrazo de todo nosotros.

 

Sub-Comisión de Deportes Mecánicos de Unión Fútbol Club

 

volver