LUÍS SOSA

 

 

 

Una vez más, el destino le juega una mala pasada a la familia del C.A.M.

 

En este caso, uno de sus hijos mas dilectos, sufrió un accidente cuando iba a la primera fecha de este año 2016, y combinando con su otra pasión que fue el ciclismo, vino en el vehículo con sus hijos desde su Esperanza hasta Freyre, en la provincia de Córdoba, donde bajó de la camioneta y se dispuso a hacer los kilómetros que faltaban hasta Suardi, para entrenar en su bicicleta.

 

Quiso la fatalidad que a la altura de Brinkmann una camioneta lo atropellara desde atrás, provocando su deceso en forma inmediata.

 

Triste fue el comunicar la noticia a sus hijos que ya estaban en el circuito, probando la moto, pero de todo se sale, y la familia de esto también va a salir, si bien es doloroso lo que pasó, y la resignación va a costar para que llegue.

 

Los 66 años que vivió, los dedicó a sus pasiones que fueron las dos ruedas, con y sin motor, tal como refleja la fotografía que ilustra este homenaje.

 

Luís fue un amigo de todos, que solo faltaba al Certamen cuando las competencias de ciclismo lo reclamaban, como el año pasado que se fue a Córdoba, a participar del Campeonato Argentino, que había logrado.

 

Se le hizo un sentido homenaje en la pista, pero si bien físicamente ya no está, siempre lo tendremos presente en cada pista en la que concurramos a una carrera, y seguramente nos estará mirando con su eterna sonrisa y su don de gente sin igual.

 

Ya lo estamos extrañando, pero seguramente ya estará con algunos de los que lo precedieron en este viaje, mirando y disfrutando de las dos ruedas.

 

Hasta siempre… Amigo Luís Sosa…

 

 

envivocam

 

volver