ARGENTINOS – CRISTIAN VILLACRECES

 

 

Enduro cross, 21-22 de agosto de 2011, Melincué

“Sumando nuevas experiencias y puntos”

 

La semana previa comenzó con una nueva rutina de entrenamientos mas serios, que arrancó el miércoles con la bici, lo de siempre, 35 minutos.

El jueves, pensando en el último fin de semana del mes, fecha que se corre la larga y novedosa: “La vuelta de las colonias, el desafío del río Salado”, exigente carrera de enduro, la más importante de la provincia, en la ciudad de Esperanza, me exigí una rutina larga y pedaleé 64 minutos (casualidad 64) y 20 segundos, me fue muy bien.

El viernes luego de trabajar y todo listo, me dirigí a mi pista privada junto a mi amigo Ariel Malanot, feliz propietario de mi  ex “la Terrible X” y realice 3 tandas tranquilas, una de 18 minutos, una de 25 y otra de solo 10, ya era de noche, estaba motivadísimo en mis nuevos objetivos.

El sábado, aún tenia mucha furia y quería tirar mas tiempo así que me dirigí bicicleteando hasta la vecina localidad de Pérez donde hay una hermosa pista nueva de cross y estaban muchos amigos allí, penoso viaje de ida con un maldito viento en contra, un calvario, muy lento, un tramo a 14 km/h, un tramo forzado a 18, no llegaba más, tarde como 50 minutos, una vez que llegue, salude a mis amigos, me comí una barrita de cereal, y me robé una botella de agua de un litro y medio y me la tomé toda… Anduve unos minutos en los alrededores de la pista y regresé, pensando en volver en taxi y mandar la bici con alguien, pero no, si fui solo, vuelvo solo, y arranqué. Agarré por una calle interna para no volver por un pequeño tramo de ruta, y me tuve que volver, amigachos turros, me mandaron a que me pierda y dijeron que era por mi bien …

Retomé mi regreso a gran velocidad, luego de saltar un alambrado y cruzar 2 veces la vía, con viento a favor, hubo tramos de 47 km x h tenía pánico que se me salga una rueda o fallé algo y llegué solo en 23 minutos contra los 50 de la ida, un record.

Ya medio cansado, conciente, el domingo partí rumbo a Melincué en solitario, era un día que me dolió mucho dejar mi familia enferma y sola en casa, estuve buscando la pista como media hora y la tenia a 300 metros. Al ver la pista me resulto hermosa, ya que en esta oportunidad se usaba un tramo de la pista de cross con unos saltos hermosos y me encontré con mi amigo Mauro Sánchez quien me sacó unas lindas fotos y un videito con su celular. Noté pocos pilotos en comparación a las anteriores citas, pero mi objetivo de este año es entrenar y sumar experiencias para encarar el próximo mucho mejor así que anduve muchísimo en los entrenamientos, más de la cuenta si mi objetivo hubiese sido solo la carrera, me volví, preparé la moto y todos los elementos y a descansar.

El lunes, sin ganas de levantarme y detonado, día de la carrera comenzó con la compañía de viaje del amigo Diego Barleta, alto compañero comedor de choripanes y asistente. Al llegar noté un panorama levemente mejor, una pista muy bien preparada y un rival directo, el gran Shimy Rivero, uno de los pilotos mas experimentados y activos del mx nacional de todos los tiempos y el amigo casi local Emiliano Bautista. Y bueno, a pelearla, yo ya estaba con menos energía que los días previos, por abusador de mi físico. Así que hasta la mitad de la carrera veníamos muy parejo palo y palo y luego tuve que ir levantando por que mi físico comenzó a pasarme facturas y mejor terminar en pié, lamentablemente debo reconocer que me ganó muy bien el Shimy. La segunda fue un tramite similar, solo que sabíamos a que nos enfrentábamos y ambos corrimos más relajados.

Lo mejor es que con este resultado sigo aumentando la ventaja acumulada en función de campeonato. Entonces contento y muy cansado regrese con la mente puesta en mi próximo objetivo. Debo agradecer el gran apoyo de Oscar Guerrero S.A. y PAGODA, Kawa color, Urvig, Adrián Hang, Lubricantes Avenida, envivocam, como siempre a mi familia y a  todos los que ponen su granito de arena.

 

Prensa: Cristian “Terrible” Villacreces

 

 

 

volver