VIVENCIAS – DESAFÍO SUPERADO

 

 

2º Desafío Costa del Salado, Enduro,  Esperanza 28-29-2011

“Desafio superado”

 

Jamás en los últimos años imaginé participar en una carrera de mas de 20 minutos y algo me metió en la cabeza que debía participar en este desafío de más de 1 hora, tal vez el enfrentarme a lo desconocido, o una prueba de voluntad, o solo la melancolía que me inspira el lugar, el departamento “las Colonias” sitio donde vivieron mis abuelos y nació mi mamá, y desde que sentí de la carrera no pude dejar de pensar en ellos y a ellos se la dedico como si estuvieran conmigo y viéndome, aunque mi abuelo jamás superó los 40 km x hora en su Rambler que aún conserva mi familia.

Todo este proyecto sumado al gran apoyo de parte de la familia Guerrero me puso en marcha durante unos 3 meses y pico la cabeza, lo que implicó realizar un poco de dieta y bajar 4,5 kg hasta ahora para tan solo unos 20 días antes ponerme a entrenar duro en mi veterana y cuidada GT, y también en la pista privada del “Guerrero Racing”, con lo cuál me puse bastante en forma cambiando mi rutina normal para mayor resistencia, sacrificando eso tan lindo que es andar lo más rápido posible.

Miércoles 1 hora 20 minutos de bici, el jueves dormí una hora, se enfermo mi nene, igual después de trabajar, anduve como  nunca, unos 50 minutos en moto continuos a ritmo tranquilo pero tirando los hermosos dobles y mesetas a full, el viernes dormí un poco mejor rezando para que Andros mejore por que no me gustaba nada la idea de dejarlo en ese estado.

 

 

El sábado comenzó muy bien, el estaba de primera pero no como para acompañarme con su mamá como siempre, sumado a esto mis acompañantes, puaj, uno fue a andar en moto y todo bien, descargando las cosas a su regreso se esguinzó el tobillo, yeso y reposo, otro tiene que llevar al hijo a ver el clásico de Santa Fe, otro se fue el jefe de vacaciones y se quedó trabajando, otro sin permiso laboral, otro engripado…. Entonces pensé lo de siempre, ¿Quién quiere ir? ¿Qué hace falta? Y deduje, el piloto está, la moto también, el medio de transporte, el chofer, el mecánico, el asistente y las ganas, como todo eso se resumía a mi solo, luego de que el amigo  Mauricio Fuentes me lave y lustre con Blem la Boxer y la moto como pocas veces, cargamos todo, eché combustible para toda la gira, me despedí y partí solo,escuchando un cd de 500 canciones de puro rock and roll (recién grabado por mi esposa) a todo volumen. Por el camino, en tanta soledad, ante tal desafío como me pintaron, se me pasaba la vida y los recuerdos a cada segundo, lo que hice, lo que no pude, los sueños, lo que tal vez podré, caen unas lagrimas y reaparece la cara de mi abuelo…bah, subí mas el volumen y seguí.

 

 

Llegué temprano, no estaba terminada de marcar la pista y los autos que debíamos pasar por arriba no estaban terminados, momento en que vi renegando a Juan Hubeli y Claudio Barlasina con los mismos y me sumé a la causa, hacha en mano, hachazo a los capot y alambre en los agujeros para asegurarlos, pala para mejorar una pequeña rampa, cubiertas  para dar mayor rigidez a las estructuras, etc…

Probé la pista, 2 vueltas, descansé y di otras 2, cada una tenía casi 10 minutos, apareció mi amigo, ex rival de la RZA el gran Antonio Sosa y nos pusimos un poco al día. Una vez sacadas las conclusiones pertinentes, pista muy estrecha, trabadísima, un solo lugar de aceleración y más, me amargó un poco,  cargué todo de vuelta y me fui a Humboldt donde me encontré con familiares y amigos, entre ellos Gabriel Bologna de Alumilux (arte en aluminio) el cuál hizo su aporte a la noble causa, cenamos en el Refugio, el mejor Resto Bar de la zona, gracias por todo Guly, pero no insistas, cero alcohol esta vez…y a dormir temprano que debo ponerme al día con el sueño.

 

 

El domingo arranqué con ganas de seguir durmiendo, desperté solo, y me fui al encuentro con los amigos y pilotos Barlacina y Hubeli, ahora bajo mi sombra. Al llegar me encontré un amigo y proveedor oriundo de la zona, Jose Saavedra, quien junto a otros muchachos de Humboldt, me dieron una mano en pista.

 

 

Antes de la largada, en parque cerrado se avisó que la carrera tendría 10 vueltas en vez de las 8 planificadas, no importa, ya estaba jugado, largue pensando ir tranquilo, pero no pude y me puse tenso y partí veloz, no me pude controlar demasiado en mi ansiedad, sumado a que a media vuelta del inicio en una zona de sendero entre los árboles de un bosquecito se me enredó en el pié izquierdo y me sacó la moto de debajo de las patas, depositándola entre los árboles, se paró, sentí ganas de abandonar, pero no, yo estaba en llamas, la saqué, busqué un árbol de apoyo, me pasaron 2 pilotos, arrancó y partí re caliente, a uno lo pasé al toque, al otro lo perseguí y cuando estaba cerca leí la frase que estaba pensando para mi, me la robo jajaja decía “Soy Leyenda” y dándole caza detuvieron la carrera por un problema de computos, se cayo el sistema. Minutos después, se reinició, me replanteé toda la carrera y salí un poco mas tranquilo, pero mi manejo sigue siendo agresivo para esta disciplina. En la segunda vuelta, me sorprendió otra caída en unas huellas profundas de barro, metí la moto dentro de la mas onda y así la logré poner en marcha, casi abandono de nuevo, ahí vi un corta caminos, luego me detuve a reabastecer en la cuarta vuelta, mis ayudantes por inexperiencia estaban lerdos, hasta el agua me dieron cerrada, que al tomar un sorbo me revivió, para eso los enduristas usan el Camel bag, es importante, y me paso de nuevo el amigo legendario de Concepción Rodolfo Mendieta, hasta el momento yo si veía una zanja o pozo o cualquier cosa bajo nivel con puente, lo saltaba chocando cortadas y todo lo que se me interponía, eso era rápido, la multitud sacaba fotos y me alentaba, suspensiones a tope,  nadie hacia eso, estaba mal para los enduristas, yo que se de eso, para mi era normal, y yo feliz,  pero físicamente me estaba pasando factura, recapacite y vi como Mendieta con un manejo muy tranquilo, conservador, esquivando todos los obstáculos, metiéndose en las zanjas y copiando todo venía casi a la misma velocidad, me replanteé todo y decido bajar decibeles e imitarlo, me fue bien, gracias a eso creo logré terminar, todo esto guardando un poquito, casi nada para el último zarpazo personal, había un tramo de quinta al corte para mi en el que yo era muy veloz entre los alambrados de púa, y me tire a fondo, su KTM respondió más rápido que nunca, el esperaba mi reacción, y palo y palo veníamos cada vez más rápido en nuestra última vuelta, pasamos los juncos, los árboles y más, cuando decidí pasarlo en un zanjón que yo las primeras vueltas lo saltaba y caía en las huellas de barro y después lo copiaba y esquivaba, más seguro, como hacia él, se abre y yo me tiré batido y no tuve en cuenta que las huellas estaban más profundas, momento en el que al aterrizar a la par, mi moto se clavó y yo pasé por sobre el manubrio como superman, se me paró de nuevo, pero como estaba dentro de una huella la pude poner en marcha medio ahogada, con las ultimas fuerzas y terminé.

 

 

 Un éxito personal fue haber terminado esta carrera contra mi mismo de mas de una hora de duración, fue como ganarle al destino aunque no salí primero, me dieron por quinto, se que no fue así, pero ya está. Hubo quienes cortaron camino, notificados como corresponde por los veedores, pero no pasó nada, mmmm…

La pista, trabadísima, árboles, bosque, senderos, cortadas, río, arroyo, costa, juncos de 2 metros, puentes, ramas secas, cortadas, zanjones, ripio, toda de primera, segunda y tercera, menos un solo y pequeño tramo de quinta al corte, que me gustaba mucho, autos para pasar por arriba, gomas de camión para pisar, etc, completa, difícil describir sin una camara,  un lujo para las excelentes instalaciones del hermoso camping de Esperanza. Primero pensé en no volver jamás, ahora estoy calentito por volver y aprender mucho más de lo que significa la palabra “enduro” no por nada cada especialidad tiene sus especialistas, y ellos ganan.

 

 

Quiero dedicar esta carrera a mis abuelos y agradecer muchísimo a Guerrero S.A. y PAGODA, Alumilux ( arte en aluminio, Humboldt), Kawa Color, Urvig S.A., envivocam  , Lubricantes Avenida, y a todos los amigos que me apoyaron y colaboraron en este gran desafío hoy superado.

 

P.D. voy a soñar con la remera del amigo Mendieta “soy leyenda” jajaja

 

Prensa y equipo: Cristian Villacreces

 

 

volver