CONTINÚAN LAS SALVAJES AVENTURAS

 

 

Moto Aventura Salvaje

 

A principios de Febrero, acepte la invitación de mi amigo Cacha para ir a un corto viaje en cuestión de días teniendo como punto de partida la casa de Juancito en Santa Rosa de Calamuchita, y hacer todo lo que se pueda fuera de caminos.

Partimos en auto, viajando toda la noche, llegamos, no teníamos llave del portón, uff, gato, palancas y abrimos, no teníamos luz, hicimos el reclamo y esperamos la conexión. Partimos al medio día con pronóstico de lluvia y sin equipo, no llevamos, rumbo a cualquier lado, pero el compañero conocía bastante los caminos de la zona cercana.

Enfilamos rumbo a Santa Mónica, luego paramos en Amboy a orillas del arroyo a comer algo, maravilloso lugar, de allí fuimos a Yacanto y por el camino veníamos muy copados, cada uno a su velocidad. La sorpresa fue que después de una loma venía muy velozmente jugando y me encontré una curva no tan cerrada pero con el suelo de gran dificultad, había grietas gigantes hechas por el agua en la línea ideal, pensé muy rápido todas las opciones, me mato, hago algo, que hago, me arrastro, me tiro, choco de frente, me subo, pero había un alambrado y mas complicaciones que se aprecian en el video, conclusión, me subí un pedazo, le pegue a tres filos, rebote y entre al camino nuevamente sorteando milagrosamente la grieta, me asuste, tal vez fue la situación del viaje en la cuál rejunte toda mi técnica y experiencia de las carreras y zafé, me detuve metros más adelante a esperar mi compañero por que temía por él y me tuve que volver a juntarlo, se cayo en las grietas, aflojándose su manubrio, reparamos un poco todo, pero no teníamos llaves para el manubrio, así que seguimos a pleno igual.

     

De allí enfilamos para El Durazno, bellísimos caminos, que lindo lugar, pero llegamos con lluvia, manejando en las piedras mojadas y con un poco de barro, además de charcos. Nos mojamos mucho, paramos en un bar, comimos una típica picadita con birra de por medio, solo una, esperamos 2 horas y no paraba, decidimos volver igual por pavimento, llegamos al anochecer.

Aún no teníamos luz, faltaba el pago jajjaaj, a cenar a la luz de la vela, solo una había jajaja…

Como no pudimos preparar las motos y debimos hacer tramites a la mañana salimos apenas pasado el medio día por pavimento rumbo a Amboy y tomamos un camino que pasaba por la represa y llegaba hasta Merlo, pero sin rumbo definido. Una vez en medio de las montañas pasamos un auto que venia muy lento y paramos a ver para donde salíamos y llego este hombre mayor viajando solo con 77 años en el lomo y en perfecto estado, charlamos, dijo conocer el lugar, hasta los 25 iba a veranear y pescar con sus padres, luego la vida lo alejo, conclusión, quedamos de acuerdo en picar algo en un paraje a pocos km, en Luti, lugar muy humilde y de tremenda belleza, un paraíso, árboles, valle, animales sueltos de todo tipo, caballos, perros, gansos, pavos, etc, y entre los pinos una casita que era despensa de todo tipo de cosas, allí hablando con la dueña del lugar Isidro palabra va palabra viene comenzó a contarle a la señora que el de pequeño era llevado por su papá a esa zona y un señor lo llevaba de paseo, resulto que era el padre de la misma y el conocía a toda su familia, momento muy emotivo, se conocían en el medio de la nada, en medio de un paraíso escondido…

     

Terminamos, nos despedimos y seguimos rumbo al Cerro Áspero según GPS, ya nos habíamos entusiasmado, pero no llegamos, se termino el camino en una Finca, puaj,  pena, pero nuestra sed de aventuras nos llevó a intentar llegar a Merlo ahora, así que seguimos palo y palo.

Un camino maravilloso, un excelente compañero de viajes y llegamos al limite provincial, entramos a San Luis, hermoso, otro país, ingresamos por el camino turístico, pasamos El Filo y nos reabastecimos en la ciudad.

Emprendimos rápidamente y sin perder tiempo el regreso, se nos venia el atardecer, y desafortunadamente en una curva cerrada a contra luz mi compañero se asusto y freno demás con el delantero y aterrizó como un Boeing rompiendo bastante el frente de la moto, manubrio inservible, óptica, palanca de embrague, etc así que de apuro , tomé su moto ya que le era imposible manejar, baje todo el camino turístico, llegamos a la ciudad, cambiamos el manubrio, palanca y seguimos de vuelta con nuestro regreso, nos atrasamos una hora y media, volvimos sin problemas, grabe mis mejores videos y llegamos de noche al pavimento lejano en Amboy.

Al llegar a Santa Rosa estábamos exaltados por las vivencias del viajecito y planeamos volver a otros destinos.

     

 

Conclusión:

.Positivo todo, paisajes, gente, caminos, motos, el compañerismo, la casa de Juancito, las vivencias

.Creo que no es un buen ejemplo lo que hicimos, pero estábamos preparados para ello, manejamos medio rapidín

.Fue todo adrenalina de principio a fin, manejamos en todos los climas, todos los suelos

 

Agradecimientos:

A todos mis Fans seguidores, a Juan Rampello por su casa y la ropa que le tomamos prestada y se la dejamos medio agujereada sobre la mesa sin lavar, a las motos, Bajo Cero y todos aquellos que esperan nuestro regreso y nuestras anécdotas.

 

P.D.  Siempre se desea volver a vivir la próxima aventura, pero siempre se extraña lo que se deja al partir…

 

 

                                                                    Pilotos: “El Terrible”

                                                                                   Cacha “Bajo Cero”

 

                                                                    Motos: “La Victima” (64)

                                                                                 La Blanquita

 

                                                                   Texto, fotos y videos: Cristian Villacreces

NdR: Para ver el video, clic aquí

 

volver